Inicio > Colaboracion > El aburrido

El aburrido

Martes, 15 de septiembre de 2015

La persistencia de la memoria Salvador Dalí 1931

 

 

¿Por qué la gente se aburre tanto? De verdad, a día de hoy, no lo entiendo. Si es por opciones, de esas no faltan. Ahora bien, puede ser que las opciones no atraigan, o que incluso tomando alguna, no enganche. Seduce lo que hace que te sientas bien, lo que te provoca una risotada o te deja una sensación eufórica momentánea, como que tu equipo marque un gol, eyacular o meterte una raya de coca. Y las personas vivimos a un ritmo tal que saltamos de un momento de diversión al otro, el ecosistema impuesto por la economía nos obliga a olvidar lo de enmedio, lo sentimos negativo, pastoso, irrespirable. Lo vemos negro, por lo que no vemos nada. Y por eso creo que la gente se aburre, porque no ve. Los condicionantes subyacentes crecen como plantas espinosas en situaciones extremas, y llevamos varios años ya en situación extrema, de cambios extremos, históricos.Y no lo vemos. Estamos en general ciegos a nosotros mismos, a nuestras opciones, a decidir no aburrirnos por el camino en vez de únicamente elegir estamparnos contra las luces de los puticlubs de los desvíos de la carretera, y volver maltrechos. Porque en realidad volvemos heridos de esos momentos sin cáscara, de esa seducción primitiva, límbica que tira de nuestros instintos básicos, para intentar cubrir nuestras afectadas necesidades básicas. Y esa es la confusión, un error de base básico. Se aburre quien tiene una casa pero no un hogar. Se aburre quien tiene un trabajo pero no un hobby. Se aburre quien tiene habilidades naturales para algo y las descarta con las excusas del “Manual del correcto ciudadano del siglo XXI – Actualizado en Twitter: @mccsxxi”. Se aburre quien tiene pero no se tiene.

Somos críticos, exigentes, perfeccionistas, pulidores en masa de lo correcto, pero en modo autodestructivo. El trabajo para cambiar eso es aprovecharlo. Sí, no negarlo, ser consciente de ello para entender que ése trabajo no es duro, es cambiante, está vivo, que es lo divertido, y una vez ridiculizado el drama de nuestra leve existencia, liberar la tensión y aplicarte en ir encendiendo lucecitas a cada paso entre tanto y tanto.

Aburrirse es peor que enfadarse, es un mal ejercicio que te provoca una contractura o un desgarro muscular. A veces, hasta parte huesos y rompe corazones. No nos aburramos, no nos dejemos aburrir, así lo tendríamos que decidir.

Chaf/.

LinkedIn: Chafino, Bypass Comunicación.

Colaboracion , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Couldn't connect to server: php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known (0)