Inicio > General > El Código Celtas.

El Código Celtas.

Viernes, 8 de julio de 2011

Por esos senderos de Dios, se acerca un “4 latas” de la guardia civil. Nos piden el DNI. Como hacíamos la ruta con el sombrero de paja, bordón, morral y capa de fieltro, les hizo gracia el cuarteto de peregrinos pordioseros, nos invitan a fumar un “Celtas” , dan charleta y comentan que han robado una talla de una virgen románica chiquitina. Sospechaban de todos los que transitábamos por allí. Días después, en otra etapa del camino, nos encontramos de nuevo con los beneméritos que habían recuperado la escultura. Estaba escondida en la furgoneta de apoyo de unos extranjeros y no apunto la nacionalidad porque no la recuerdo con tanta nitidez como la escena de la invitación al cigarro.

Mira si el Camino de Santiago será la leche que contaba con la primera guía de viajes. Del siglo XII, el Codex Calixtinus que recién han afanado de la Catedral de Santiago de Compostela.

Es algo más que patrimonio cultural.

Hurtar, robar ya sea materiales o ideas. Y las ideas como no se pesan en gramos, aunque valgan kilos, también se pueden birlar. Para muestra la actualidad de la SGAE con los lobos en el gallinero.

En el entorno de la comunicación es frecuente coincidir en planteamientos, o no pocas veces, cuando presentas una idea, tu competencia ya estaba trabajando en algo similar.

Las ideas son del primero, del primero que las registra o las materializa. Máxime cuando el conocimiento recorre un ciberespacio tan fascinante como la vía láctea que ilumina el Camino de Santiago. En Bypass hace mucho que no contamos con prospectos del género “Listo Calixto” que te solicitan una presentación, la desechan, marinan tu dossier en la cajonera para reciclarlo a la primera ocasión. Esta mala praxis siempre ha sido mal negocio porque, cuando te la juegan así, el logo, nombre y apellidos del pirata se difunde x 10 . En esencia ,lo confidencial de corralón, a voces se riega más la desgracia que la alegría ajena. Y ahora esta costumbre además es letal, porque el suceso, a modo de leyenda urbana se viraliza por las redes sociales dejando la imagen del protagonista de chupa domine, con o sin razón matizo.

Tengo reciente el caso de una empresa amiga a la que la han tocado las webs con un infundio. Los responsables no se anduvieron con tonterías, abogado al canto, pero la desconfianza queda. Han sembrado la duda, crecerá la maleza.

Reniego de estos tiempos de cizaña y cigarra.

Espero que ganen los buenos y que se recupere el Codex Calixtinus, si llaman a los picoletos del “celtas” lo encontraban seguro.

General , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *