Inicio > Sin categoría > Francisco Ibáñez, firma en Málaga su buen humor.

Francisco Ibáñez, firma en Málaga su buen humor.

Martes, 23 de octubre de 2012

Francisco Ibáñez firma la camiseta a un niño en el Eroski de Larios centro

En eso de las marcas personales y los hombres logo, las figuras del deporte que prestan su imagen tanto a una timba online como a unas  zapatillas deberían tomar nota. Porque los astros de la cinética y la gomina suelen espantarse con los enjambres de chavales caza autógrafos igual que los superventas de flequillo o tacón. Hay una cláusula engañosa en letra pequeña del contrato con la fama. No advierte de los espontáneos y efecto cuñado atorrante que conlleva ser abordado constantemente por el hecho de ser universal.

Y los actos de los hombres anuncio   también salpican a la marca como el ídolo recién caído de la bicicleta, Lance Armstrong, al que a partir de ahora vamos a admirar por su lucha contra el cáncer, dado que la que mantenía contra el crono era de botica.

Mientras otros torpemente tuitean y meten la pata u otras elongaciones con ocurrencias de paquirrinosaurio, hay profesionales que se deben a su público y le tratan con una delicadeza y generosidad ejemplar. Será cosa de la edad y la paciencia.

Este sábado a las 18h como un reloj, estuvo el maestro Francisco Ibáñez autor de Mortadelo y Filemón, Pepe Gotera y Otilio, Rompetechos y demás personajes de ediciones B, firmando estoicamente en el Hipermercado Eroski de Larios Centro.

Venía en tonos marrones con la calva tan bronceada como su sonrisa.

Las colas daban la vuelta a la línea de cajas y cientos de fans se quedaron sin un autógrafo personalizado pues a 2 minutos por barbilla coleta o barba, antes de comenzar toda la fila estaba vendida. No obstante  el dibujante se estiró una hora más de lo programado. El septuagenario autor con gratitud recibía el cariño, los elogios que transformaba en una dedicatoria personalizada y rubricada con un Mortadelo a rotulador. Firmó cómics, tebeos, camisetas…posó para la posteridad del fondo de pantalla de móvil  con niños, padres y comiqueros orgullosamente frikys. Acabó la maratoniana tarde raspando las nueve de la noche.

Se pasaron reporteros de Canal Sur y de varios diarios solicitando entrevistas. Lamentablemente se fueron con unos planos recurso y sin declaraciones porque el maestro había venido exclusivamente a mimar a sus seguidores.

Una vez firmiquitada la sesión, pude intercambiar unas palabras con Ibáñez, felicitarle por haber hecho reír a varias generaciones. A lo tonto me comentó que sus días son de 25 horas. De los 12 álbumes al año, ahora con la canina publica sólo 2, todo a mano. Una mano elegante, afinada, nada huesuda, con dedos amablemente ágiles.Tal vez ese sea el secreto de su juventud, buen amor y humor. Porque hablando de Ibáñez las carcajadas están garantizadas.

Sin categoría

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Couldn't connect to server: Connection timed out (110)