Inicio > General > Qué viene la navidad

Qué viene la navidad

Sábado, 24 de diciembre de 2011

Desde agosto andamos de espumillones. Con todas sus  consecuencias. Recuerdo una experiencia tropical  donde  diciembre anuncia un  verano que no cesa. Ricky Barría de la productora Verité me llama para interpretar en un spot a un  Papá Noel muy golfo  navegando sobre un flotador en una piscina rodeado de mamis voluptuosas, o algo parecido. Una versión de la mansión de Play Boy  con un Hugh Hefner runcho, bronceándose las ofertas. Decliné la propuesta tras comentárselo a mi mujer.  A mí me hacía gracia, primero por porque trabajar con Ricky siempre es un placer, segundo porque entre la barba blanca y las gafas de sol nadie me iba a  reconocer y tercero porque lo pagaban muy bien. Rycky encontró  un actor que bordó el papel.  No obstante cuando se comienza a pautar el  comercial del Papa Noel libidinoso, mi esposa  se queda con la mosca y el mosquito detrás de la oreja  porque dice que el que salía en el spot era yo.

Cada navidad viene más rápida y ésta se nos ha echado encima. Con máximas de 20º en Málaga, durante todo el fun, fun, fun, sino fuera por  los paisajes nevados de los escaparates, las luces y el tráfico de bolsas, los  anuncios  y estreses, cualquiera diría que estamos obligados a pasar una pascua con la ligereza del Prozac. Porque hay mucha presión psicológica y social. Diciembre es proclive a la depresión y el imperativo familiar que causa un 20% de alteraciones psicológicas que van de la levedad a la necesidad de acudir a un especialista de la clase de Helena Trujillo. Y leo en un online que parte de culpa la tiene la presión publicitaria. Entre el paro y los salarios recortados, nos amargamos en una época en la  que el dinero sí hace felices las fiestas. Muchos padres y madres que se ven frustrados por no poder agasajar  a los reyes de la casa. Cartas a los Reyes Magos que no llegan cuando la magia consiste en llegar a fin de mes.  Los gringos de Midland, Michigan, tienen el instituto Charles W. Howard  donde se estudia para Santa Claus, la noticia sería simpática si sólo se remitiese a informar acerca de la formación específica en el estilismo de la barba y el cinturón o emitir un hohoho profesional, lo agridulce de la novedad, es que este año se enfatiza en  la necesidad de convencer a los pequeños para que pidan menos regalos y no se frustren sino reciben todo lo solicitado. Vamos que en la fábrica de juguetes del Polo Norte también están de ERE.

Por eso hay que ser más compasivos en estas fechas. El espíritu  lo ha sintetizado la gente de McCann Erickson  con su precioso  spot “Cómicos” para Campofrío, dirigido por Alex de la Iglesia, que tras viralizarse por internet se estrena hoy en TV. Sí, Campofrío, los de los embutidos que ninguneaba J. González, tras la deserción del anunciante de la Noria de T5. Campofrío ha pasado de los círculos viciosos  a los círculos +1 de Google y Facebook sin ofender a nadie, todo lo contrario, regalándonos uno de los mejores spots de todos los tiempos, una preciosidad que te anima a seguir amando este oficio de Pinochos y Geppetos.

Felices Pascuas.

 

 

 

General , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *