Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Rodrigo Grosss; Emilio Schargorodsky’

Se llevan las/los calaveras.

Martes, 17 de julio de 2012

Retrato de Ignacio del Valle realizado por Rodrigo Gross, técnica mixta, lápiz, plumilla, óleo y cera  sobre papel

Retrato de Ignacio del Valle realizado por Rodrigo Gross


Salvo Carolina Herrera que va en onda very nice, en moda de logo se llevan las calaveras a lo Keith Richards, que por poco se parte la crisma al caerse de un cocotero. Solo tienes que ver un par de spots de fragancias internetosas, la MTV o pasar por una bisutería para confirmar que hay una corriente macabra afín a Madonna, a las Harley Davidson y a la economía de tijerita, navajita y ojo de buey.
Como adelantado de León en el Perchel, tengo en el despacho una calavera de ser humano de verdad, no por moda. La tengo como San Jerónimo que, solía representarse junto a un león porque le curó la pata a uno. San Jerónimo es autor de la biblia vulgata en latín, por eso es el patrón de los traductores. Las vidas de santos de devocionario son muy instructivas, casi tanto como la muerte de tantos. A mí eso de palmarla me acongojaba mucho.
Antaño pensaba en que iba a ser de mi familia si me daba un siroco y me embargaban unos desasosegantes ataques de pánico, solo de pensar en los bancos.
Desde que tengo la calavera enfrente, ya no tanto. No lo entiendas como falta de respeto, nos la encontramos abandonada entre los restos de la consulta de un doctor y nos entristecía que acabase en un contenedor de basura, así que de mudanza en mudanza nos llevamos el cráneo o vamos de cráneo.
Creo que a principios de 2012, en una agria mañana de invierno en la que estaba con la jeta descompuesta por la gripe, le pedí a Emilio Schargorodsky que me sacara una foto. Como antes que director de cine fue fotógrafo, el Schargorosdsky exprimió el encuadre y me sacó una esencia inquietante. La toma quedó tan gótica que se la envié a Rodrigo Gross porque le encantan esas rarezas frikoides, y mira con lo que me apareció.
Rodrigo no es un gran retratista de cámara porque no le sale de los pinceles. Pero es un excelente pintor, dibuja como pocos, capta la expresión, el momento, la verdad de las personas. Y a todos no les gusta que les cotilleen el alma. Si los arquitectos tienen que modificar los proyectos a capricho del que paga, imagina los pintores. Que si me has puesto vieja, gorda, esa no soy yo. -Mi mujer no se parece a la del retrato, -ya se parecerá contestó Picasso.
Por eso, que te siluetee Rodrigo bien a base de kilométricas filigranas de plumilla o a brochazos de óleo es todo un homenaje. A mí me ha calcado en un par de cuadros, siempre con el trazo grueso del bocas que soy, en éste hay varios detalles que no sé si alcanzarás a distinguir. Hay que acercarse un poco (o pinchar encima de la foto). Entre tanta niebla y circunstancia hay latigazos de color, azules, verdes, naranjas, son destellos brillantes de cera, salidas de tono como risas que le restan tremendismo a la escena. Ya ves, todo depende con el cristal con que te miren. Especialmente los artistas, son los únicos que te radiografían y dicen la verdad aunque rasque. Muchas gracias maestro Rodrigo.

Sin categoría , , , , ,