Inicio > General > Un Gran Capitán.

Un Gran Capitán.

Sábado, 29 de octubre de 2011


Con tantos años en los anuncios, el eco de la experiencia te susurra al oído que hay cuentas y sectores que es mejor ni tocar. En el caso de la distribución alimenticia la exigencia y el tono van del alto al desconsiderado. Pené varios años en Continente y no tengo que echar la vista muy atrás, solo hasta el 2008 para recordar las bullas y corre corre de un empresario que nos solicita un encargo durante la Semana Santa para poner bótox a su imagen corporativa. Era cuestión de vida o cierre. Ya realizado el dossier con un minucioso trabajo de campo, monitoreo de competencia y propuesta, entregado just on time, no se dignó ni a contestar, ni tampoco a dar las gracias. A los dos meses tras varios emails sin respuesta, cuando por fin conseguí hablar con el responsable le canté las cuarenta principales con modales cortesanos y palabras afiladas de navaja de Albacete.
Por eso, a pesar de que Julián de Eroski sea de los nuestros, a pesar de su entusiasmo, me acerqué con la cautela del chucho callejero dispuesto a najarme con el rabo entre las piernas a la primera pedrada. Y en este caso me equivoqué.
Me proponen un plan tan ambicioso como inteligente en onda marketing guerrilla en la que nos gusta participar. Al calor de las recientes aperturas en Larios Centro, el Hiper Eroski aprovecha la sinergía.
No voy a desentrañar los planes del asunto. Sólo decir que por acercarte a la “Regalocura” por 30 leuros te llevas regalos por valor aproximado de 10. Hemos intentado rentabilizar todos los medios y ajustado a la calderilla esta nunca vista promoción.
Ya veremos la rentabilidad de la acción, que pinta reventona, pero sólo a nivel emocional, la electricidad, el empuje y la colaboración de los empleados del Hiper Eroski de Málaga, ha sido muy reconfortante.
Una plantilla de ciento y pico personas, más o menos lo que viene a ser una compañía de infantería, que valoran su puesto de trabajo y en estos territorios bélicos del marketing están dirigidos por un capitán. Entonces recuerdo los tiempos de milicia universitaria y las efemérides del Gran Capitán, Gonzalo Fernández de Córdoba, de Montilla concretamente. Además de echarle arrojo a las armas, el Gran Capitán modernizó el ejército e hizo que los franceses tras conocer la fiereza de un Tercio, juraban que no habían sido derrotados por soldados sino por diablos.
Y creo que lo de la Regalocura tiene algo similar pues a base de flyers, cuñas de radio y sentido táctico, progresa adecuadamente o necesita mejorar , pero en lo tocante a causa común de proveedores, empleados y agencia el compromiso ha sido de libro.
Deseo que Julián, cuando tenga que rendir cuentas, pues eso viene con el cargo, pueda responder como lo hizo el cordobés a Fernando el Católico según la wikipedia:
“Por picos, palas y azadones, cien millones de ducados; por limosnas para que frailes y monjas rezasen por los españoles, ciento cincuenta mil ducados; por guantes perfumados para que los soldados no oliesen el hedor de la batalla, doscientos millones de ducados; por reponer las campanas averiadas a causa del continuo repicar a victoria, ciento setenta mil ducados; y, finalmente, por la paciencia de tener que descender a estas pequeñeces del rey a quien he regalado un reino, cien millones de ducados”.

General

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Couldn't connect to server: Connection timed out (110)